España ha sido uno de los últimos países de la Unión Europea en sumarse al autoconsumo eléctrico. Durante los últimos años vimos cómo otros países, con peores recursos solares, se adaptaban e incorporaban como fuente energética la generación fotovoltaica.

En este blog profundizaremos en la trayectoria que nos ha traído hasta aquí, con el fin de desmitificar argumentos obsoletos y proveer un marco de conocimiento sobre los asuntos legales que rodean el autoconsumo fotovoltaico.

Todo comenzó en 2004, cuándo se estableció el régimen de prima a las renovables, permitiendo así la participación activa y rentable de la ciudadanía en el mercado eléctrico a través de instalaciones individuales de generación renovable. Las primeras legislaciones en materia de autoconsumo (RD 1699/2011), contemplaban la existencia de instalaciones individuales en el interior de las viviendas y esbozaban los trámites y condiciones administrativas que éstas debían cumplir, a expensas de ser más detalladas en un Real Decreto que, por cuestiones políticas, nunca llegó a materializarse.

Lejos queda ya aquella regulación por la que la prima a las renovables resultaba eliminada, suponiendo el primero de los “golpes” que sufría este sector; lo que siguió no fue mejor. La posterior Ley 24/2013 fue tachada de restrictiva y discriminatoria por la entonces Comisión Nacional de la Energía, pues lejos de fomentar el autoconsumo entre la ciudadanía, suponía un freno al mismo debido a los complejos trámites administrativos requeridos, la poca claridad en la redacción pero, sobre todo, por la alusión a un posible impuesto económico sobre la energía autoconsumida.

Los años sucesivos estuvieron gobernados por la incertidumbre, ya que el Real Decreto que debía regular legalmente todos los aspectos propuestos en esta ley no terminaba de publicarse, de manera que, aunque seguía vigente el anterior (que era mucho más permisivo), se temía que de un momento a otro una nueva legislación más restrictiva entrase en vigor. Esto supuso una gran paralización del sector eléctrico renovable, lo que se tradujo en una considerable desaparición de empresas y empleos.

Historia reciente

Finalmente, ese Real Decreto tan temido vio la luz. Se trata del RD 900/2015, o más conocido como el RD del “impuesto al Sol”. Su aspecto más controvertido fue el establecimiento de un impuesto sobre la energía autoconsumida, por lo que gran parte del sector, así como organizaciones ciudadanas y medioambientales e incluso organismos oficiales se posicionaron en contra. Esta legislación contemplaba la existencia de disposiciones transitorias que eximían a las instalaciones más comunes de autoconsumo de estos pagos, pero el hecho de que fuesen “transitorias” no fomentaba que los ciudadanos invirtieran en este tipo de instalaciones.

Tras varios años de parón y con un cambio de gobierno por medio, hace unos meses vio la luz el RD-Ley 15/2018, abriendo la puerta a la participación activa de los ciudadanos en el mercado de la electricidad mediante el autoconsumo, en línea con las políticas energéticas europeas vigentes. Recientemente, el RD 244/2019 establecía y regulaba las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica, incluyendo conceptos como el autoconsumo colectivo o la facturación neta, así como diferentes modalidades de autoconsumo no contempladas hasta el momento que facilitarán la creación e incorporación de comunidades energéticas al sistema eléctrico.

Como lees, vamos acelerando el paso hacia un sistema eléctrico más sostenible debido al volcado a red de las fuentes de energía renovables.

Si todo esto te parece un galimatías indescifrable, en Núcleo te iremos explicando paso a paso todo lo necesario para que conozcas de primera mano las ventajas y oportunidades del autoconsumo. Hay quien dice que en España somos los últimos en “subirnos al carro”, sin embargo, pensamos que los últimos serán los primeros. Nuestro clima, situación geográfica y horas de sol anuales nos convierten en una potencia por explotar en materia de generación solar de energía.

El autoconsumo energético ha entrado con fuerza y ha llegado para quedarse. Pide presupuesto sin compromiso y descubre con nosotros el ahorro que supone una instalación fotovoltaica.